Caravana  recreativa a Uribelarrea 2013

El domingo 4 de Agosto por la mañana nos encontramos en la estación de servicio ubicada en la salida del “mangrullo” sobre la Autopista Ricchieri, para desde allí,  “devorar” con nuestros autos algunos Km de asfalto que nos separaban del apacible pueblo bonaerense de Uribelarrea. Fueron algo menos de 80km los que transitamos hasta llegar al “Centro tradicionalista Los gauchos de Uribelarrea”, lugar que nos recibiría amistosamente y en donde pasaríamos el resto del día.

Algunos socios eligieron comer en los restaurantes de la zona y otros aprovecharon las instalaciones para hacer algo a la parrilla.

Después de almorzar realizamos un entretenimiento entre los presentes y no fueron pocos los “valientes” que se animaron a hacerle frente a este desafío y formaron varios equipos.

El juego consistía en recorrer el pueblo y encontrar lugares predeterminados por medio de un mapa. Finalmente el mismo se definiría con una prueba de habilidad conductiva y trabajo en equipo. Los ganadores fueron: José Santos Tapia/ Mariano García (copiloto) y Claudio Greco / Dorina Greco (copiloto), equipo formado por dos Citroën Mehari.

También realizamos un sorteo gratuito de una remera original Citroën,  entre los autos presentes.

En forma voluntaria los socios y amigos de nuestro club, organizaron una colecta de dinero para ser donada íntegramente a la institución que generosamente nos albergó durante el día.

Alrededor de las 16.30hs dejamos el Centro Tradicionalista para recorrer y visitar con más detalle este pintoresco pueblo y emprender el regreso a casa.

 

Conociendo Uribelarrea 

Cuando Miguel Nemesio de Uribelarrea fundó en 1889 la colonia que lleva su nombre, difícilmente imaginaba que, más de un siglo después, iba a convertirse en un atractivo destino para el miniturismo. Con su estación de tren y su museo de herramientas y maquinarias agrícolas, los muros de ladrillo a la vista de sus casonas centenarias, las calles de tierra y el ritmo lento del entorno campero, “Uribe” (como le dicen afectuosamente sus pobladores) transporta al visitante a una realidad anclada en los comienzos del siglo XX.
Hoy es un pueblo de catorce manzanas por cuatro y 1.500 habitantes, rodeado de chacras y algunos emprendimientos productivos rurales que comenzaron a surgir de la mano del turismo.

En sus orígenes, fue concebido como una colonia agrícola pero como las tierras no resultaron suficientemente productivas, a principios de siglo, Uribelarrea adoptó un perfil de productor de leche: en el momento de mayor esplendor, entre los años 20 y 50, en los alrededores funcionaba gran cantidad de tambos, en general de familias inmigrantes vascas e italianas, y más de cien carros llevaban todos los días los tarros de leche hasta la estación de tren, que llegó al pueblo en 1892 y aún funciona. Sin embargo, esta  industria también declinó y a partir de los años ’60, se inició un éxodo importante que redujo en gran medida la población local.
El hecho de que la ruta pase a cuatro kilómetros sirvió para que “Uribe” pudiera mantener su idiosincrasia, su silenciosa vida pueblerina y su fisonomía original.

 

Plaza Centenario

Don Uribelarrea -el fundador del pueblo- quiso que la distribución del tránsito en el centro de su colonia fuese muy fluida y le pidió al arquitecto Pedro Benoit (el mismo que ideó La Plata) que modificase el trazado: de allí surgió la plaza Centenario, de diseño octogonal (una de las pocas que existen en el país) y desde donde parten cuatro diagonales.
Frente a la plaza se levanta la Capilla Nuestra Señora de Luján, con sus ojivas de estilo neogótico y la torre, el campanario y la fachada lateral neocoloniales. Detrás del altar, en el antiguo baptisterio, se pueden ver los cuadros de todo el árbol genealógico de la familia Uribelarrea. También diseñada por Benoit, es una de las pocas iglesias donde se destaca el escudo nacional. En ella se filmó el sepelio del padre de Evita en la película de Alan Parker.

 

Museo Regional de Maquinaria Agrícola Leopoldo Rizzi

A la entrada del pueblo, en el antiguo galpón de reservas y granos de la estación de ferrocarril, se instaló el museo. Allí se pueden observar una desgranadora de maíz, una guadañadora y un rastrillo de varas del  1900, entre otros implementos. La entrada es gratuita y está abierto los Sábados, domingos y feriados de 12 a 17 hs.

   

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Citroën Club Buenos Aires

Contacto