Citroen Club de Buenos Aires

Exposición Auto Argentino

Francisco Alvarez 2012

                                                                                                               18 de Marzo de 2012

Expo Auto Argentino: una lección de historia.  

El último domingo del verano se presentó implacable para despedirse sin piedad sobre el predio del Club de Campo La Tradición, en el oeste del Gran Buenos Aires. Desafiando al agobiante clima, más de 21 clubes y decenas de particulares se acercaron para reunir un más que variado parque de 200 vehículos entre autos y motos que representaron seis décadas de producción nacional.

En esta edición se rindió un merecido homenaje al Rastrojero, un ícono de nuestra industria automotriz, próximo a cumplir 60 años de su presentación.

El auto insignia de la muestra fue el Justicialista Gran Sport V8 , pieza única de 1954, que los organizadores exhibieron orgullosos en un destacado lugar.

Dos Justicialistas Sport, dos Rastrojeros y una chatita Institec, propiedad del Museo del Automóvil de Buenos Aires, completaron la representación de la empresa estatal IAME.

Como en las ediciones anteriores, el público tuvo oportunidad de participar en la elección del mejor auto. Esta vez, una Coupé Isard 400 de 1961 fue la preferida en las urnas. También los propios expositores pudieron expresarse y la voluntad mayoritaria premió a un Citroën 3CV de 1973.

Entre las novedades y atractivos se destacó la realización del Concurso de Estado, fiscalizado por jueces de la Federación Argentina de Clubes de Automóviles Históricos (FACAH), una excelente manera de incentivar a clubes y propietarios para mantener y restaurar sus vehículos respetando fielmente su estado original.

En la categoría E (hasta 1960) el ganador fue un Siam Di Tella 1500 de 1960; en la F (hasta 1970) una Coupé Isard 400 de 1961 y en la G (hasta 1980) un Citroën AZAM 28 de 1971.

Un motivo de especial orgullo para la organización fue la visita del Museu Nacional do Automóvel de Brasilia, un primer paso para vincular la historia de la producción automotriz de ambos países y contribuir a la integración cultural regional.

Por primera vez, hubo un amplio sector de Autojumble, donde público y expositores pudieron adquirir repuestos, insignias y accesorios de autos históricos, además de bibliografía temática como libros, manuales, folletos y publicidades de época.

El apoyo de los organizadores a la producción y proyectos contemporáneos, se vio reflejado con la presencia del Rod On, proyecto de auto eléctrico de la empresa del Arquitecto Bravo, las off-road Paneus y las réplicas de Alfa Romeo Disco Volante y Porsche 550, presentados por la futura asociación que aglutinará a los constructores independientes argentinos.

Los nostálgicos del transporte público de pasajeros pudieron subirse a un impecablemente restaurado colectivo Chevrolet 1942 de la línea de 45, que vino para acompañar a la Asociación de Coleccionistas de boletos Capicuas.

Las artes y las ciencias, también dijeron que sí a la convocatoria. Reconocidos artistas plásticos exhibieron obras vinculadas a la temática y realizaron trabajos en vivo. Una lancha a energía solar y otros proyectos tecnológicos, mostraron la capacidad y creatividad de los alumnos de escuelas secundarias de la zona.

Expo Auto Argentino, hará una pausa hasta 2013, cuando abrirá nuevamente sus puertas a la valiosa historia de la industria automotriz argentina.

                                                                 Texto de Gustavo Feder, editor de Autohistoria

La presencia del Citroën Club Buenos Aires

El domingo 18 de Marzo, nuestro club se hizo nuevamente presente en Francisco Alvarez, apoyando así y por tercera vez consecutiva esta importante iniciativa, que nos permite recordar los orígenes e imaginar el futuro de la industria nacional.

El stand estuvo dividido en dos bloques temáticos. Por un lado quisimos darle un lugar preponderante  a un auto Icono en la historia de la marca y que ha dejado una huella imborrable en el corazón de muchos argentinos: El Citroën 2cv.

Pusimos en exposición distintos ejemplares, donde se podía observar el salto evolutivo de este automóvil. La génesis era el 2cv 1961 con su inconfundible capot acanalado y lo acompañaban dos ejemplares 3cv: uno modelo 1971 (el cual estaba inscripto y concursaba en el concurso de Estado FACAH)  y otro del año 1973, donde  quedaba en manifiesto la clara evolución que había tenido respecto a su sucesor.

Curiosamente estos dos Citroën 3cv conseguirían al final del día, alcanzar dos premios importantísimos:

El 3cv 1971 (Propiedad de Pascual Migale) ganaba en el Concurso de Estado FACAH, en la  categoría G (hasta 1980).

Mientras que el 3cv 1973 de Carmelo Sampietro fue considerado como “El mejor auto”, galardón obtenido a través de la elección hecha por los expositores y recibió como premio una de las obras de Pablo Franchi.

El segundo bloque, estaba compuesto por vehículos de fabricación actual. Allí encontramos a la Berlingo Multiespace y el Citroën C4 en versión 5 puertas.

Estos ejemplares son fabricados en la planta del Palomar (Pcia de Bs As) y ya se han transformado en  parte del paisaje urbano moderno.

La Citroën Berlingo, en su nueva versión (lanzada a mediados del 2010), ya lleva producidas unas 13000 unidades.

Por otro lado, el C4 se va convirtiendo en un éxito rotundo de la marca, ya que en lo que a produccion nacional se refiere, lleva más 150.000 unidades fabricadas (contabilizando sus dos versiones) desde el 2007 al día de hoy.

Entre las emociones que nos deparaba este día, debemos agregar la donación para nuestra biblioteca de algunos ejemplares de la revistas “Double chevron”, recibida de manos de Hugo Semperena.

El arte estuvo presente en nuestro stand, ya que tuvimos el enorme privilegio de contar con la presencia del artista Pablo Franchi (ver nota) quien durante la tarde estuvo dibujando y exponiendo sus obras junto a nuestros autos.

Fue una tarde muy calurosa e intensa, pero estuvo colmada de satisfacciones y alegrías.

Queremos felicitar a los participantes del club: Carmelo Sampietro, Claudio y Pascual Migale, agradecer su colaboración al igual que a Citroën Argentina.