Citroen Club de Buenos Aires

Museo del Automóvil

CABA 25/05/16

                                                                              

Visita al Museo del Automóvil de la Ciudad de Buenos Aires

El Citroën Club Bs As realizó el día 25 de Mayo una visita al Museo del Automóvil de la Ciudad de Bs As. Esta salida fue una excelente oportunidad para encontrarnos con una gran cantidad de vehículos y objetos que nos aguardaban para contarnos sus historias propias. También pudimos conocer como el mentor de este proyecto, Luis Spadafora, con el apoyo de su familia y amigos, pudo darle forma a este increíble lugar transformándolo en un verdadero “Túnel del tiempo”, demostrando así que con trabajo y mucha pasión, los sueños se pueden convertir en realidad.

Al ingresar al Museo nos impacta la prolijidad con que está todo presentado, encontramos paredes adornadas con antiguos faros, parrillas, carteles y hasta posters de época, que silenciosamente custodian a una gran variedad de vehículos, que en algunos casos están acompañados también por figuras de personajes en tamaño real como Borges, Gardel, Gálvez, Sandro, un joven Elvis, además de aquellos trabajadores anónimos, como lo fueron los mecánicos o barberos de épocas pasadas.

En el piso superior, además de una isla central con una increíble variedad de autos y motos, nos sorprenden las mágicas escenografías dadas por el Almacén de Ramos generales, el taller mecánico, un viejo desarmadero o el Bar en donde se destaca la chopera del Barco Graf Spee, hundido en 1939 en el Rio de la Plata.

En la parte exterior nos encontramos con una calle empedrada, recreando a una Bs As de los años 30 , donde las fachadas de los comercios muestran en sus escaparates, productos que los más jóvenes ya no conocen: radios a válvulas, lámparas de querosén y hasta algún elegante traje con su sombrero correspondiente ….

Allí también podemos ver el vagón centenario del Subte A (actualmente en restauración) junto a los micros londinenses de dos pisos y la réplica de una Estación de servicio del ACA.

El Citroën Club Bs As quiso hacer un reconocimiento a tanto esfuerzo y dedicación y aprovechó esta visita para entregarle al Museo del Automóvil una Distinción Especial que fue recibida por Gisela Spadafora, Encargada del departamento de Relaciones Institucionales. En este día tan especial también se expusieron allí 5 vehículos de honor: 11 ligero, 2cv Furgón, Ami 8, 3cv y Mehari.

En una charla amena con Gisela Spadafora, nos decía que el Museo es un paseo obligado para los amantes de los autos,  aquí se puede encontrar desde una colección de vehículos -tanto clásicos como de competición-, como así también una gran variedad de motocicletas, todo en un entorno escenográfico que los ubica en sus respectivas épocas.

Armar este edificio llevó alrededor de quince años, tiempo que se utilizó para recopilar objetos antiguos, preparar vehículos y escenografía. Las puertas se abrieron por primera vez en junio de 1999 con aproximadamente treinta automóviles en exhibición.

Actualmente hay alrededor de 60 autos y una enorme cantidad de motos, las cuales están generalmente colgadas (por un tema de espacio y para que se puedan ver mejor) además de los ciclomotores, bicicletas con motor, motonetas como Vespa o Siambretta y motos Speedway que corrían junto con los Midget años atrás.

Otro de los atractivos es el microcine, utilizado para las visitas guiadas. Por ejemplo a los contingentes de escuelas se les brinda una charla de educación vial, a la vez que se les muestra cómo deben desempeñarse en la vía pública.

El Museo es una fundación sin fines de lucro, que no posee sponsors ni subsidios y debe afrontar importantes gastos, incluyendo los impuestos municipales, por tal motivo se ve en la necesidad de cobrar una entrada para poder mantenerse.

Como toda fundación cuenta con una comisión directiva integrada por amantes de este tipo de vehículos cuya intención es la de mantener viva una parte de nuestra historia.

Desde el año 2013 cuenta también con una comisión de Amigos en la cual se realizan charlas mensuales donde disertan diferentes personalidades del mundo del automóvil y esto es una gran ayuda para poder seguir adelante con la tarea de difundir y enseñar. También dispone de un centro de restauración con un equipo de profesionales y  artesanos especializados en cada área.

Patrimonio histórico

Cada ejemplar exhibido es digno de apreciar, ya que mantienen su originalidad al detalle.

El auto más antiguo que posee el Museo es un Krieger del año 1898, de origen francés. Este modelo es eléctrico y esta alimentado a baterías. “Si lo ves de perfil –explica Gisela- parece un carruaje al que le faltan los caballos. Sin embargo, llevan ocho baterías, cuatro debajo del asiento del chofer y otras cuatro debajo de la cabina. Tiene dos motores y al funcionar se conectan primero cuatro baterías y después las otras cuatro”.

Otra de las atracciones es un Ford A de 1903, que fue el primer vehículo que diseña Henry Ford. Es un vehículo que lleva dos cilindros opuestos y tiene una velocidad máxima que llega a los 50 kilómetros por hora.

“Muchos conocen los Ford A de finales de los años 20, que fue un homenaje al primer Ford A de 1903. Pocos saben que después de este modelo inicial, fue pasando por todas las letras hasta llegar al modelo T. Luego se comenzó nuevamente con el modelo A en el año 1928” -nos comenta Gisela-.

Aquí encontramos un pionero en el transporte público: un Taxi colectivo Reo de 1927, un vehículo carrozado en madera, sin puertas y con un portaequipaje en el techo. Hay también dos automóviles Cola de Bote, uno es un Buick de 1923 y el otro es un Hupmobile de 1927, con carrocerías que son muy llamativas.

Uno de los modelos más codiciados es el Rolls Royce de 1929, con sus dos iniciales en rojo, a lo que Gisela revela que “hay una historia con las dos R que tienen en la insignia: cuando los hermanos Rolls Royce estaban vivos, las dos R eran de color rojo; pero cuando uno de ellos fallece se pone una R negra y la otra en roja. En el caso del modelo Twenty que tenemos de 1929 esta con las dos R en rojas porque todavía estaban vivos los hermanos y la dama alada de la trompa está erguida, con el tiempo aparece más arrodillada”.

Se tardaron nueve años en restaurar el Rolls Royce ,  “Este vehículo tenía muchos detalles para respetar, por ejemplo, el tablero no podía ser de cualquier madera sino de raíz de nogal, que no solo es resistente, sino que tiene un dibujo de nudos que era el estilo que habían elegido los fabricantes de Rolls Royce”, agrega.

Actualmente están restaurando un Rolls Royce Phantom III de 1928 con techo duro, muy similar a los que usan las familias reales en las bodas.

Los modelos que se encuentran en el Museo guardan muchas anécdotas y recuerdos de personajes muy importante para todos, como es el caso del Hudson 1929, que perteneciera a una familia muy allegada a Jorge Luis Borges que, como a él le gustaba mucho este vehículo, pedía que lo pasen a buscar los días de lluvia para salir a pasear por Buenos Aires.

También encontramos el Dodge Brother color beige modelo 1937 que usó Diego Maradona para su casamiento y que participó de las películas”7 años en el Tibet”, con Brad Pitt y  “Evita”, de Alan Parker, donde Madonna pasea a bordo del auto. Este Dodge ingresó al país a pedido del, por entonces, presidente de EEUU, Franklin D. Roosevelt, al momento de llegar de visita a Argentina, en la década del 50’.

Los más recientes.

En noviembre de 2008 ingresaron dos Hot Rod construidos por Luis Spadafora y su equipo, los que fueron hechos en tiempo récord: 90 días, al mejor estilo Overhaulin”.

El modelo negro, tiene la carrocería de Ford 32 modificada y motor V8; mientras que el rojo tiene un 12 cilindros, con una carrocería de Ford T.

También hay un sector de fabricación nacional de la mano del IAME (Industrias Argentinas Mecánicas del Estado), donde se pueden apreciar aquellos vehículos fabricados durante uno de los gobiernos de Domingo Perón.

El pasado  miércoles  23 de marzo llegó un histórico vagón “Le Brugeoise’’  recientemente  desafectado de la línea A de Subterráneos de Buenos Aires, con casi 100 años de servicio. Este coche (el Nº 71) está siendo restaurado a su estado original por profesionales de diferentes áreas, todos ellos bajo la dirección técnica del Director del Museo, manteniendo el nivel y calidad de restauración con que lucen todos los autos que se encuentran exhibidos.  

Para todos los interesados, la exposición permanece abierta los sábados, domingos y feriados de 14 a 19 horas; mientras que de lunes a viernes se organizan visitas guiadas para escuelas, grupos turísticos y jubilados. El Museo se encuentra en la calle Irigoyen 2265 (Villa Real) Capital Federal.

Y por último nos permitimos darles un consejo: No se pierdan esta visita, será inolvidable!!!

Fuente consultada: Museo del automóvil de la ciudad de Bs As.

Fotos: Citroën Club Bs As y Sergio Pineda.