Segundos Fatales

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. Según estadísticas de CESVI ARGENTINA, las distracciones participan en el 63% de los siniestros graves. Por este motivo, CITROËN y CESVI te recomiendan que cuando manejes tu concentración esté puesta sólo en la conducción.


Si circulamos a 40 km/h, durante un segundo, habremos recorrido 11 metros. Si a esta velocidad, nos llega un mensaje de texto, lo leemos y contestamos, durante más de 10 segundos no habremos prestado la atención adecuada al tránsito. Y, si en ese período de tiempo, hubiese surgido algún imprevisto, esa distracción podría desembocar en una posible tragedia. Es por eso que cuando hablamos de distracciones al volante, es fundamental, considerar que cada segundo cuenta en la conducción. Por todo esto, CESVI y CITROËN analizan las principales distracciones en el tránsito, para que arriba de un auto, sólo le prestes atención al manejo.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

La llamada

El celular es el elemento de mayor distracción tanto en conductores como peatones. Si bien está prohibido por la Ley de Tránsito en cualquiera de sus formas, su uso es frecuente arriba de un auto. Atender una llamada o escribir un SMS, provoca una abstracción psicológica y hace que el foco de atención del conductor esté fuera de la conducción.

Pantallas peligrosas

Si al alcance del conductor, hay una pantalla de LCD o un reproductor de DVD portátil, inevitablemente éste desviará su atención casi como una respuesta refleja del ojo. Por eso, estos elementos están prohibidos por la legislación vigente.

Mate, un clásico argentino

Tomar mate dentro del auto puede traer graves consecuencias. Si en alguna de las maniobras, se derrama el agua caliente sobre las piernas del conductor, éste seguramente soltará las manos del volante para limpiarse, además, bajará la vista, lo que podría desembocar en un siniestro grave.

Prohibido fumar

El encendido del cigarrillo y, luego de fumarlo, su posterior descarte o apagado, puede ser un factor distractivo. Muchas veces se ha caído parte de braza incandescente sobre las piernas del conductor, y como en el caso anterior, la reacción automática es la de sacar las manos del volante para limpiarse, además de bajar la vista y retirarla del manejo.

En sintonía

Cambiar un CD o la frecuencia de la radio, también son acciones que distraen la atención en la conducción y hacen que el conductor saque las manos del volante.

Malas compañías

Cuando un conductor conversa dentro de un vehículo busca observar al acompañante para poder ver si éste afirma o no lo que están conversando. Muchas veces se compara este tipo de conversación con la de un celular, la diferencia es que si las dos personas están arriba del auto, ambos están viviendo la misma situación de tránsito y, ese acompañante, hasta es capaz de informar sobre algún imprevisto.

 

 


Citroën Club Buenos Aires

Contacto